Saga Telekinesis

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Sáb Sep 07, 2013 8:12 am

este capítulo era un poco corto, pero igualmente espero que os haya gustado ^^. Esta noche subo otro porque ayer dije que subiría y al final no lo hice XD

PD: Pequeño adelanto de Telepathy!! La historia seguirá narrándose desde el punto de vista de Lillian, pero también habrá partes que serán narradas desde otro personaje...¿quién créeis que será?
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Sáb Sep 07, 2013 8:36 am

¡Eso, eso! Que nos dejaste con un cap menos ¬¬ xD A mí sí me ha gustado ^^

RPD: Algo me dice que Wendell, pero no creo xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Sáb Sep 07, 2013 9:39 am

pos no puedo contestar Was XD es que aún no tengo muy claro a quién elegir, pero me parece interesante tu respuesta XD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Sáb Sep 07, 2013 9:45 am

Oh, gracias xD Es que dijiste Telepathy y me vino a la mente Wendell xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Sáb Sep 07, 2013 9:47 am

Sí, por el título podría ser Wendell perfectamente, pero podrían ser otras personas. Aún no lo tengo claro emm?? Meterse en la piel de Wendell debe de ser divertido en cierto modo XD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Sáb Sep 07, 2013 9:55 am

Por eso, ahora que lo pienso sería divertido ver cómo cuenta Wendell las cosas a su manera xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Dom Sep 08, 2013 5:00 pm

Capítulo 12: ¿Quién es Nina?.

26 de Junio de 2012, 12:30 p.m.
Me levanté pesarosa al día siguiente. Me dolía la cabeza como si hubiera estado bebiendo la noche anterior. Espera, ¿acaso bebí? No, no. Lo que pasaba era que la música todavía retumbaba en mis oídos y en mi cabeza…y luego la persecución. Fue muy extraño, porque Wendell no consiguió descifrar quién era, aunque yo seguía manteniendo que era Rupert quien había intentado matarnos.
No tenía ni idea de qué hora era, así que lo primero que hice fue buscar un reloj. Pensé en mirar el del móvil, pero claro, el niño estúpido engreído infantil se había encargado de rompérmelo. Al pensar en su cara se me cerraron los puños automáticamente. Y estuve a punto de pegar a la pared al recordar su petición.
‘‘Bésame. Pero no un beso cualquiera. Un beso con lengua’’.
Y encima su sonrisita de idiota.
Lo bueno era que decía que hoy se iba. Psss…para lo que me iba a servir. Seguramente yo también volvería a Dearborn ese mismo día. Y ahora que me daba cuenta…mi abuelo no estaba en la habitación. Verdaderamente no creía que se hubiera vuelto a Dearborn sin mí. Eso sólo ocurriría cuando las liebres corriesen por el mar.
Suspiré sin saber por qué. Tal vez echaría de menos Dearborn, la rutina y todo eso. Levantarme por las mañanas y oler el café de mi abuelo mientras leía las noticias del periódico. Prepararme mi rico tazón de cereales con leche mientras oía a mi abuelo leerme las noticias más curiosas. Era como si hiciera una eternidad de todo aquello, pero lo cierto era que sólo hacía una semana.
Una semana en la que mi vida había cambiado radicalmente en todos los sentidos.
Fuera con las melancolías, aproveché para ducharme. Me gustaba estar en el baño cuando estaba sola, y no porque me pusiera a cantar I want to be free o It’s my life a grito pelado, sino porque estando sola pensaba mejor. Y efectivamente, recordé que había quedado con Mike para ir a la cárcel. ¿Cómo se llamaba la familia que había nombrado Wendell? Ah, sí, los Harkins. No tenía idea de quiénes eran, seguramente médicos que querían matarme por tener telequinesia. Y ahí estaba yo, como una tonta, queriendo poner el dedo sobre la llaga, indagando hasta el final, aun sabiendo que mi destino iba a ser la muerte. Oh, dulce y dolorosa muerte, ¿por qué vienes a por mí?
Alguien llamó a la puerta. Menos mal, porque me estaba rayando con el tema de la muerte.
Salí rápidamente de la ducha y me puse la ropa a toda velocidad. Cuando salí del baño, mi abuelo estaba parado frente a la puerta.
-Hola-saludé.
Ya sabía lo del móvil. Mike lo llamó rápidamente explicándole que yo no sabía usar un móvil y lo había estampado contra el suelo en un momento de ira. La única verdad de aquella mentira era que estaba en un momento de ira.
-Michael me dijo anoche que querías despedirte de Emily-dijo Edgar.
Aquello me dejó sin palabras, y pronto comencé a sospechar que habría sido otra mentira más de Mike para ir a la cárcel aquella tarde.
-Ah, sí-dije, devanándome los sesos sobre qué decir a continuación-. Es que entre una cosa y otra no he tenido tiempo de ir a visitarla…
Edgar me dirigió una mirada un tanto ausente.
-No te voy a comprar otro móvil. Pero que sepas que estaré llamando a Michael para saber cómo estás y dónde estás. Nos vamos mañana, y esta es la definitiva.
No pude evitar sonreír a pesar de todo.
-Gracias, abuelo. Te quiero-le dije estrechándolo contra mí.
Volví a reírme al ver que mi abuelo hacía un ademán de separarme. Qué poco cariñoso era, aún así sabía que él también me quería, y él mismo me lo hizo saber, eso sí, con dificultades:
-Esto, Lillian…
-¿Sí?
-Yo…mmm…lo mismo te digo-me aseguró, asintiendo levemente con la cabeza a la vez que me dedicaba una sonrisa.
Me gustaba ver así a mi abuelo, y desgraciadamente, aquellos momentos ocurrían muy de vez en cuando. Bueno, cuando yo era pequeña sí que estaba todo el día sentada sobre sus piernas, contándome historias súper extrañas de locos que iban armados con un tenedor, o cuando corría a su dormitorio en mitad de la noche porque había tenido una pesadilla, entonces me dejaba dormir con él. Pero a medida que yo iba haciéndole más preguntas sobre mí, o sobre mis padres, él se fue poniendo más arisco, como si su nuevo comportamiento pudiera frenar mis ansias de saber todos los secretos que escondía.


Tenía que reconocer que aquella mañana me había levantado bastante rara. Yo no solía ser tan melancólica ni me ponía a recordar pequeñas anécdotas, y mucho menos desde que había llegado a Scottsdale, donde todo lo que me había pasado habían sido problemas.
Era la primera vez desde que estaba en Scottsdale que me había podido relajar sobre la cama y leer durante un buen rato mientras mi abuelo entraba y salía de la habitación. No me atreví a preguntarle por qué parecía tan ajetreado por temor a que se enfadara. Así que decidí seguir con la lectura. Precisamente estaba leyendo Entrevista con el vampiro, y nada más ver que el protagonista se llamaba Louis se me vino a la cabeza la imagen del padre de Mike. Nunca lo había conocido y ahora me habría gustado no haberlo hecho nunca. Era el hombre más frío que había conocido en mi vida, y me pregunté si Mike habría sacado algo de él. Y también me pregunté qué habría visto Emily en él para casarse.
Me había levantado bastante tarde, así que no estuve leyendo mucho rato ya que había quedado con Mike dentro de dos horas. Me puse una ropa de salir y me ordené algunos mechones del pelo.
-¿Te vas ya?-me preguntó Edgar. Yo asentí-. Supongo que recuerdas las normas que te puse, ¿verdad?
Volví a asentir. Si supiera que las había desobedecido todas, menos una (que la iba a desobedecer dentro de poco).
-Hoy quiero que estés de vuelta a las ocho.
¿A las ocho? Vaya, sólo tendría dos horas. Volví a asentir porque discutir con Edgar era misión imposible.
-Espera, Lillian-me llamó de nuevo justo cuando iba a abrir la puerta-. Esto… ¿Mike y tú…?
Fruncí el entrecejo sin comprenderle.
-Ya sabes, si sois…
¿Novios? ¿Eso me iba a preguntar? Pues la verdad era que… ¿sí? Daba igual, estaba hablando con mi abuelo y tener conversaciones sobre chicos con él era de lo más embarazoso.
-Oh, no, claro que no-exclamé, sin evitar sonrojarme-. Oye, llego un poco tarde así que me despido ya.
Salí de la habitación a toda prisa. Era en aquellos momentos cuando echaba de menos tener a una madre. Aunque bien era cierto que Emily, la madre de Mike, había intentado ser también la mía. Emily quería mucho a su hijo, pero no sabía por qué, ella se mostraba siempre más cariñosa conmigo. Tal vez le habría gustado tener hijas.
Mike ya me estaba esperando en el hall. Le dediqué una feliz sonrisa y unos segundos más tardes ya estaba rodeada por sus brazos. Me atrajo hacia él y luego me besó con urgencia. Automáticamente entrelacé mis brazos alrededor de su cuello mientras que sus manos recorrieron mi espalda de abajo a arriba y viceversa. Nunca me habría imaginado besar a Mike, era una sensación extraña, pero al mismo tiempo había algo cada vez que me besaba que me producía como una especie de calor recorriendo mi cuerpo. Y eso que sólo nos habíamos besado dos veces.
Me gustaba esa sensación de sentir sus labios sobre los míos. De verdad, nunca me habría imaginado que todo aquello me fuera a pasar con Mike.
Noté que sonrió sobre mi boca y me aparté de él para mirarle con una expresión interrogante.
-Es una pena que no haya podido besarte antes-y se puso serio-. Me gusta. Me gustas.
Y volvió a besarme, aunque esta vez fue un beso más corto. Yo me limité a sonreír, totalmente embobada. Pero no podía dormirme en los laureles. No quería anteponer el amor a mis problemas telequinéticos. Y en cuanto al amor, todavía tenía dudas sobre cómo íbamos a sobrellevar nuestra nueva relación cuando terminara el verano. La simple idea de tener que separarme de Mike me hizo sentir un pinchazo en el corazón. No quise pensar todavía en ese tema, y más sabiendo que en mi rostro se me dibujaban todos mis pensamientos.
-Eh, Mike…-le dije antes de subirme en la moto. Él me miró esperando a que continuara- ¿Podríamos ir a ver a tu madre? Me gustaría verla antes de ir a la cárcel.
-Por supuesto. Tus deseos son órdenes-respondió con una sonrisa torcida.
-Y…ya que vamos a ir a tu casa…me gustaría buscar información sobre Nina Kulagina.
Con todo lo que me había pasado en los últimos días, no había tenido tiempo para recordar que quería investigar sobre aquella mujer.
-¿Nina Kulagina? Qué apellido tan horroroso. Está bien, investigaremos sobre ella.
Me subí detrás de él, rodeándolo por la cintura con fuerza. Unos minutos más tarde nos encontrábamos enfrente de una casa adosada. Mike llamó a la puerta y entonces una mujer nos abrió.
Oh, Emily. Su boca formó una O perfecta. Estaba claro que no se esperaba mi visita, pero no dudó en echarme los brazos al cuello para atraerme hacia ella.
-Oh, mi niña. Qué alegría verte. Dios, qué mayor estás-dijo observándome de arriba abajo-. Vamos, pasa, he hecho crepes. Pero, ¿qué haces tú en Scottsdale? ¿Lo sabe tu abuelo?
Respondí a sus preguntas mientras entrábamos en la casa. Mike, quien había desaparecido, volvió a aparecer con los carrillos totalmente llenos:
-Te han zalido muy ricoz loz crep-dijo Mike.
Yo me reí mientras veía cómo Emily le propinaba una suave colleja.
-Sabes que no me gusta que comas como un cerdo-exclamó Emily mientras me ofrecía crepes.
Yo, a diferencia que Mike, me comí el dulce con mucha más delicadeza, intentando no manchar nada. Estuvimos un rato charlando en el salón, hasta que Mike decidió enseñarme el resto de la casa. Bueno, más que el resto de su casa, su habitación, porque no se iba a poner a enseñarme el cuarto de baño ni el dormitorio de sus padres.
Cerró la puerta de su dormitorio y me ofreció sentarme, aunque yo preferí quedarme de pie para cotillear un poco su habitación. Lo más extraño de Mike era que su cuarto estaba bastante ordenado para ser alguien tan despistado. Cotilleé la ropa que tenía en su armario.
-¡Eh, esta es la camiseta que te regalé!-exclamé cuando vi una camiseta de Nirvana.
Mike se rió ante mi grata sorpresa de ver que la seguía guardando. Continué con las estanterías, donde había un gato chino de la suerte. Jugueteé con la pata que se movía hacia delante y hacia atrás, y luego seguí cotilleando. Tenía pocos libros. Sólo la saga de Harry Potter. El resto de la estantería eran discos de música.
-Compré el último disco de los Rolling Stones-me informó.
Se dirigió hacia donde yo estaba y revisó por encima algunos discos hasta dar con el que buscaba.
-Te lo regalo. Sé que te encantan.
-No, yo no tengo casette. Y no creo que mi abuelo vea con buenos ojos este disco-dije poniendo los ojos en blanco-. Podrían hablar sobre algo que mi abuelo no quiere que sepa.
Mike soltó una carcajada y acto seguido se sentó sobre la cama con su portátil entre las manos. Yo me senté a su lado y pronto tecleé el nombre de Nina Kulagina en Google. Me fui directamente a Wikipedia, la única página de Internet de la que podía fiarme.
Cuando terminé de leer la página no sabía qué pensar. Parecía que aquella mujer había tenido telequinesia. ¿Y si era algún familiar mío?
-Lil, ¿estás bien?-se atrevió a preguntarme Mike.
No le respondí. Estaba demasiado furiosa como para poder hablar. Los ojos me dolían de rabia, y sólo podía pensar en mi abuelo. La persona a la que más quería me había estado ocultando tantas cosas.
-Ella es mi abuela-conseguí decir con la voz quebrada.
-¿Qué…? Lil, aquí no dice nada de que tuviera hijos…
-¿Y qué? A Wikipedia no le importa que hubiera tenido descendencia. Sólo está escrito lo que la hizo famosa. Y todo tiene sentido. Su fecha de nacimiento. Murió unos años antes de que yo naciera, por eso no la conocí. ¿Y has leído lo que decía al final? ¡Comenzó a tener ataques cardíacos! Y eso del vértigo… ¡yo tengo vértigo! ¡Moriré a los 20 años por culpa de un ataque cardíaco!
Me había levantado de la cama y había comenzado a caminar por la habitación, completamente histérica. Ni si quiera me había dado cuenta de que había tirado los libros de la estantería al suelo. No los había tirado con las manos, sino con mi mente. Quería gritar y gritar…y gritar, pero entonces Mike se encargó de calmarme. Puso una canción lenta y relajante en su ordenador y se acercó a mí para envolverme con sus brazos. Era la voz de Bon Jovi sin duda, aunque no sabía muy bien qué canción era. Pero una canción un poco triste y eso me hizo comenzar a llorar sobre el hombro de Mike.
-Lil, a ti no te va a pasar eso, ¿de acuerdo? Vivimos en el mundo tecnológico, habrá algún aparato que pueda curarte.
Hice el ademán de dejar de llorar. Estaba llena de dolor y rabia por dentro, pero tenía que aprender a afrontar que mi vida no era normal. Yo no era normal. Mike me besó, haciendo que todos mis problemas desaparecieran por unos momentos.
Nos habíamos echado sobre la cama sin dejar de abrazarnos y acariciarnos hasta que alguien llamó a la puerta.
***********
Espero que esta modificación os haya gustado xD. Es que tenía que meter esta escena en alguna parte y quería meterla en ese capítulo, pero no sé por qué, se me olvidó. En fin, pronto se sabrá más de Nina Kulagina(por cierto, todos los datos de esta mujer son ciertos, la mujer fue real, si queréis más información sobre ella, id a Wikipedia XD)


Última edición por rigar el Mar Sep 10, 2013 6:05 am, editado 1 vez
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Angie0518 el Dom Sep 08, 2013 8:00 pm

¿¡Wendell?! No, él no, ahí sí que le ahorco ¬¬ xD
avatar
Angie0518

Mensajes : 11691
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 18
Localización : In Rika's appart... BOOM

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Lun Sep 09, 2013 5:12 am

Y yo voy con Angie ¬¬ xD Más vale que no sea Wendell, o te quedarás sin el pesado leementes, rigri xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Mar Sep 10, 2013 6:43 am

Releed el capítulo anterior!!que lo he modificado!!


Capítulo 13: los Harkins.

26 de Junio de 2012, 18:45 p.m.
-¿Qué ha pasado?-preguntó Emily-. He escuchado un ruido muy fuerte que provenía de aquí.
Por suerte, nos habíamos separado justo cuando habíamos escuchado que alguien llamaba a la puerta, porque segundos más tarde Emily había aparecido sin pedir permiso. Su mirada fue directamente al suelo, donde se encontraban todos los libros de Harry Potter tirados en el suelo.
-Esto…estábamos jugando al baloncesto con los libros.
Emily miró a su hijo. Incrédula. Vaya mentira que se le había ocurrido.
-Bueno, Lillian y yo hemos quedado con unos amigos-dijo, levantándose.
Yo también hice lo mismo, y los dos le plantamos un beso a Emily cuando pasamos por su lado. De nuevo nos encontrábamos en el salón y, justo cuando ya nos íbamos, apareció Louis por la puerta. Se sorprendió al verme allí porque me miró con los ojos muy abiertos. Luego le dirigió a Mike una mirada inquisitiva. No fue hasta ese momento cuando me di cuenta de que el ambiente se había puesto un poco tenso. Mike me agarraba la mano con fuerza, como si me protegiera de algo, a la vez que miraba a su padre con… ¿furia?, ¿odio? Él no era el único al que vi inquieto ante la presencia de Louis. Emily también parecía nerviosa, y rehuía mirar directamente a su marido. Fruncí el entrecejo ligeramente intentando encontrar alguna explicación a aquella situación.
-¿No me vas a presentar a tu amiga, Michael?-inquirió Louis, sin dejar de mirarme.
Sus ojos estaban clavados en los míos y no pude sostener su mirada por mucho más tiempo. Busqué alguna fuerza en los ojos de Mike, pero este seguía pendiente de su padre, con los dientes apretados. Nunca había visto así a Mike, salvo la noche anterior. Estaba claro que tenía algún problema con Louis y no me lo había querido contar.
-Ya la conoces. Es Lillian, la chica de anoche-dijo Mike al fin, pero con una voz tan fría que ni lo reconocí.
-Oh, sí, Lillian-murmuró Louis con lo podría haber sido una sonrisa-. Increíble.
¿Increíble? ¿Cómo que increíble? ¿Qué era increíble? No sabía por qué había dicho eso de increíble, pero lo cierto es que me molestó.
-Vamos a dar un paseo-dijo Mike entre dientes.
Observé cómo su mirada rivalizaba con la de su padre, y una vez más volvimos a despedirnos de Emily, quien seguía todavía nerviosa.
-¿Estás enfadado con tu padre?-me atreví a preguntarle mientras me colocaba el casco.
-Sí-respondió con dureza. Pareció darse cuenta de su conducta, porque a continuación moduló el tono de su voz:-. Nos enfadamos como tú te enfadas con tu abuelo. No te preocupes, no es nada grave.
Me miró con dulzura y esbozó una despreocupada sonrisa, pero luego volvió a ponerse serio.
-Todo va a ir bien, ¿vale?-me dijo cogiendo mi rostro entre sus manos.
-No paro de darle vueltas a lo de esa mujer. Edgar nunca me ha hablado de mi abuela y…Y si fuera ella, tendría una explicación de por qué soy tan pálida. Los rusos son todos muy blancos, ¿no?
-Sí, blancos como vampiros albinos. Pero no pienses en eso ahora. Todavía no estamos seguros de que Nina fuese tu abuela.
Se montó en la Harley, pero yo dudé. Mike me miró con el ceño fruncido, esperando a que me subiera tras él.

-Creo que no estoy segura de hacer esto-admití-. ¿Y si en esa cárcel encuentro información que no me gustaría saber?
-¿Lo dices en serio?-estaba estupefacto-. Eh, recuerda qué dijo Wendell: había dos personas que pensaban en ti de forma cariñosa.
-¿Y si todo es una trampa?-repuse yo-. No conozco a ningún Harkins. Además, tiene pinta de ser un apellido de médico. El doctor Harkins. ¿Qué me dices?
Mike bajó de la moto para acercarse a mí.
-No te van a hacer daño. Yo estoy contigo, ¿vale? Además, si todo fuera una trampa Warren nos lo habría comunicado.
¿Warren? Daba igual. Quise decirle que la telepatía de Wendell tenía sus limitaciones, pero no quería parecer pesimista. Había viajado a Scottsdale para obtener información sobre mí, y lo estaba consiguiendo. Y en la cárcel iba a encontrar más información.


Todo fue bien al principio. Nos dirigimos a la recepción, donde nos atendieron con naturalidad.
-Buenas tardes. ¿En qué puedo ayudarles?-nos preguntó la encargada de la recepción.
-Venimos a hacerle una visita a los Harkins.
La mujer se nos quedó mirando con cara de sorpresa.
-¿Harkins? ¿Os referís a Connor y Megan Harkins?
-Eh…sí, a ellos-respondió Mike.
O no. A lo mejor buscábamos a otros Harkins. Pero, ¿qué más daba? Sólo sabíamos el apellido, pero ningún nombre.
-¿Saben? Hoy no es el día de las visitas, pero creo se podrá hacer una excepción con vosotros. Decidme, ¿de qué conocéis a los Harkins?
Me limité a mirar a Mike. Él era el de las mentiras.
-Acabamos de enterarnos de que son nuestros tíos.
La mujer nos miró con cierta desconfianza, pero no dudó en llamar a un guardia para acompañarnos a no sé dónde. Mientras esperábamos, me di cuenta de que los Harkins no eran médicos, sino prisioneros.
-¿Sois vosotros los visitantes?-nos preguntó un hombre-. Venid conmigo.
El policía nos hizo un gesto para que le siguiéramos. Pasamos por un pasillo que contenía varias puertas hasta que finalmente abrió una. Me aferré a la mano de Mike y él me devolvió el apretón. Los latidos de mi corazón retumbaban en mi oído de manera molesta a causa de los nervios. Quería salir corriendo de aquel lugar tan tétrico. La habitación en la que habíamos entrado estaba vacía salvo por una mesa y cuatro sillas. Enfrente nuestra había una ventana que ocupaba casi toda la pared y al lado, otra puerta. Del techo colgaba por un cable una bombilla que emitía una escasa luz.
El guardia se quedó en un rincón de la pared, con un semblante tan serio como el de Louis. Mis piernas temblaron de emoción. Vi por la ventana a otro guardia que se dirigía hacia la habitación, y tras él a un hombre y a una mujer. Los dos se pararon ante la ventana y yo, instintivamente, dirigí mi mirada a ella.
Y entonces mi corazón pareció dejar de latir.
No podía creerlo. No podía creerlo. No podía creerlo.
Pero tenía que hacerlo. Aquello no era un sueño. La mano de Mike sujetando la mía era tan real como lo que mis ojos estaban viendo. Reconocería a esa mujer en cualquier lugar, en cualquier época, en cualquier momento. La había estado observando durante quince años y medio a través de una fotografía, recordando sus rasgos, lo mucho que se parecía…a mí. Noté todo y sentí nada al mismo tiempo. Noté mis lágrimas recorriendo mis mejillas. ¿No habían muerto? ¿Qué hacían allí? Cada minuto que pasaba tenía más ganas de salir corriendo de allí, de poder volver al pasado y seguir viviendo en Dearborn, ajena a Wendell, Nina Kulagina y aquellas dos personas que parecían ser mis padres. Incluso me habría dado igual si no me hubiera encontrado más con Mke.
Volviendo a la realidad, mi madre me miró con desesperación, y no dudó en correr hacia mí, sin importarle si el guardia le había concedido permiso o no. Me estrechó contra ella con toda la fuerza del mundo y yo hice lo mismo. ‘‘Mamá, mamá, mamá’’, quise decir, pero las palabras no me salían. Sólo brotaban lágrimas y más lágrimas, y me emocioné aún más cuando lo vi a él entrar con la puerta, con los ojos totalmente abiertos. Mi padre. Dios, tenía los mismos ojos que yo, la misma forma y el mismo color.
Tenía que asimilar muchas cosas, evidentemente, la más insignificante, cuál era mi verdadero apellido. Pero en aquellos momentos sólo quería quedarme abrazada a ellos, que nadie nos separara. Era inmensamente feliz, pero mi padre no parecía estarlo tanto, y cuando mi madre se separó de mí noté que había mucha preocupación en sus ojos. No, no quería más preguntas ni más explicaciones, pero ninguno de los dos pareció captar mi pensamiento.
-Lillian, no deberías estar aquí-me susurró él.
Me quedé petrificada. ¿Acaso él no me quería? Vaya desilusión.
-Tienes que marcharte, cariño-me apremió ella con impaciencia-. Vete lejos, por favor, vete con tu abuelo.
¿Qué? ¿De verdad me estaban echando? Mis ojos se me volvieron a empañar, esta vez de frustración, de miedo, impotencia. Había luchado por llegar hasta aquí lo inimaginable, y ahora mis propios padres me estaban echando. ¿Y dónde estaba mi corazón? Ah, sí, ahí. Con suerte todavía latía.
-Ella no se va a marchar-intervino Mike-. No os imagináis lo que deseaba poder encontraros. Todo este tiempo ha creído que estabais muertos.
No lo decía con enfado ni con reproche. Lo decía para que me dieran una explicación.
-Lillian, aquí todos tienen una misión-me dijo mi padre-. Y la nuestra es protegerte.
Pasó su mano por mi mejilla, limpiando las lágrimas que había derramado. No entendía nada. ¿Me protegían estando ellos en la cárcel? Supuse que me protegían de los médicos, al igual que Edgar. Oh, Edgar. Pensar en mi abuelo me produjo una sensación parecida a la ira, pero no era el momento de pensar en él.
-¿Y cuál es mi misión?-conseguí preguntar con la voz temblorosa-¿Qué hago para sacaros de aquí?
-Tú misión es salvarte. Huye de los médicos-me dijo esta vez mi madre-. Regresa a Dearborn, busca a Aidan Hayes, él es el único en el que puedes confiar. Te dirá todo lo que quieras saber.
¿Aidan Hayes? ¿Dearborn? ¿Había un hombre en Dearborn que me podía explicar cosas? Me estaba resquebrajando por dentro, y no dudaría en que pronto movería un objeto, la mesa o cualquiera de las sillas. Tenía demasiadas emociones por dentro y no podía hacer nada por controlarlas.
-Señores, el tiempo de la visita ya ha terminado-informó el guardia que nos había acompañado a Mike y a mí.
Miré a mis padres, angustiada. No quería separarme de ellos, a pesar de las duras palabras que me habían dicho. A todo esto, mi madre volvió a abrazarme con más fuerza que antes, pero los guardias que nos habían acompañado respectivamente nos separaron pronto.
-Soltad a mi mujer.-gruñó mi padre al guardia, quien lo ignoró.
-Os soltaremos cuando nos digáis dónde está vuestro hijo-repuso uno de los guardias.
¿Hijo? ¿Tenía también un hermano? Pero, ¿cuánta familia desconocida tenía por ahí? ¿Qué sería lo siguiente que me dirían? ¿Qué Jeff era mi primo?
-¡Suéltame, joder!-chilló mi madre, intentando librarse de las manos del hombre que la aferraba.
Mike tiró de mí, aunque yo no me percaté. Había entrado en un estado de shock. Todo aquello se me estaba haciendo un mundo enorme.
-¡ES MI HIJA!-chilló de nuevo mi madre con toda la fuerza que sus cuerdas vocales le permitieron.
Por fin salí de mi estado de shock, y el tiempo pareció haberse detenido. Lo observé todo en apenas un segundo: la mirada horrorizada de mi madre a la vez que se tapaba la boca con la mano, las sonrisas siniestras de los dos guardias y el gesto que me hizo mi padre para que huyera.
Esta vez si noté el tirón de Mike. Me agarró como si yo fuera una muñeca de trapo y me llevó corriendo por los pasillos que habíamos caminado minutos antes.
-¡Vete lejos! ¡Que no te encuentren!-me gritó mi padre.
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Mar Sep 10, 2013 8:38 am

¿Cómooooooool? ¿Pero cómo se puede tener un desliz así? O.o xD ¡Quiero el siguieeeeenteeeeee! xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Mar Sep 10, 2013 9:02 am

los nervios, tía, los nervios, que son muy traicioneros U.U XD el siguiente lo voy a subir esta noche, porque me hace mucha ilusión que lo leáis. Os quedaréis algo así como:
O____________________________________________________________________________________o
juasjuasjuas XD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Mar Sep 10, 2013 9:15 am

Malvadaaaaaaaaaaaaaaaaaa xD Ahora lo subes pero ya ¬¬ Y uy de ti como se te olvide subirlo... xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Invitado el Mar Sep 10, 2013 9:18 am

¡Ahora estoy intrigada! ¡Quiero que lo subaaaaaaas!xD

Sip, he sido seguidora de la historia todo este tiempo aunque no comentexD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Mar Sep 10, 2013 10:01 am

tranquis, lo voy a subir esta noche, palabra de rigri XD
O.o ju, ahora me siento observada XD ok, yo también espiaba antes vuestro rol de CS XD ahora ya no lo espío porque formo parte del rol XD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Mar Sep 10, 2013 2:09 pm

Capítulo 14: carrera en moto.

26 de Junio de 2012, 21:00 p.m.
¿Y dejarlos allí? Ni hablar, tenía que sacarlos.
Intenté parar a Mike, pero él se opuso, así que recurrí a hablar:
-Mike, no puedo dejar a mis padres…
-Ya has oído. No te pueden encontrar. Ya tendremos tiempo para rescatarlos.
Conseguimos quitarnos de encima al cuerpo entero de policías de milagro, pues si hubiéramos tardado un minuto más en salir de allí ya nos estarían bloqueando la entrada.
-¡Que no escape!-oí decir a un policía.
Por fin llegamos a la moto. Nuestros seguidores no fueron directamente a por nosotros; seguramente habrían ido a coger sus vehículos para perseguirnos más tarde.
Mike intentó colocarme el casco, pero estaba tan nervioso que sus manos no atendían a lo que tenía que hacer.
-Mike, déjalo, no tenemos tiempo-dije mientras tiraba el casco al suelo.
Él me miró un tanto desconcertado, pero no decidió perder más tiempo. Subió a la moto y la puso en marcha, y pocos segundos después ya estábamos huyendo de allí. No paraba de mirar hacia atrás por si veía alguna moto del cuerpo detrás de nosotros. Ni siquiera me había dado cuenta de que ya era de noche.
-Tal vez nos hayan perdido el rastro-dije con pocas esperanzas.
Mike no respondió, no supe si porque no se había enterado o porque daba por imposible que nos hubieran perdido el rastro, como yo había dicho. Miré por encima del hombro de Mike para observar el velocímetro: íbamos a 160 km/h.
Y pensar que la primera vez que monté en este trasto quería que fuera lo más lento posible.
-¿Cuál es la velocidad máxima que puede alcanzar?-pregunté casi gritando.
-220. ¿Por qué?
Hubo un tono de diversión en su pregunta, como si encontrara gracioso poner la velocidad al límite. Yo simplemente lo había preguntado por curiosidad. Sin embargo, una sirena detrás de nosotros nos hizo ponernos alerta. Ahora sí que nos seguían.
-Porque creo que vas a tener que ir al máximo-respondí entonces.
Me agarré aún más a Mike. Tenía la sensación de que en cualquier momento iba a salir despedida por los aires. No sabía por dónde íbamos, y confié en que Mike nos llevara al hotel, donde estaríamos más seguros. Volví a observar el velocímetro. Había aumentado a 180.
-¿No puedes ir más rápido? ¡Los tenemos encima de nosotros!
Y era cierto, cada vez se iban acercando a nosotros un poco más, y pronto ya nos estarían acorralando. Sus motos eran mucho más potentes que en la que íbamos nosotros.
-¡No estoy acostumbrado a ir a esta velocidad por la ciudad!
Ah, claro. No quería meterle presión tampoco; en lo que llevábamos de carrera ya nos habíamos saltado dos semáforos en rojo y casi atropellábamos a un peatón.
Aunque los reyes de la Ley tampoco estaban muy por la labor de cumplir las normas de tráfico. No quería poner más nervioso a Mike, pero mi curiosidad me impulsó a preguntar:
-Oye, ¿por qué no vamos al hotel? Allí estaremos seguros.
-Lillian, en Scottsdale no estás segura.
Nunca me llamaba por mi nombre completo, así que supuse que él también tan estaba nervioso como yo. Y si no me equivocaba, estaba completamente perdido, incluso diría que ya no estábamos en Scottsdale. No me había dado cuenta de que la policía había dejado de seguirnos hasta que la velocidad de la Harley pareció menguar considerablemente y Mike me dijo:
-Si todos tienen una misión, la mía es protegerte.
Se me hizo un nudo en la garganta al escuchar esas palabras. Todo lo que había hecho por mí, y yo sólo le había causado problemas. Ahora incluso lo estaba poniendo en peligro más que nunca. Se me empañaron los ojos y agradecí que no me pudiera ver a punto de llorar.
-Yo…lo siento…-balbuceé-. Todo los problemas…que te haya causado…
-¿Problemas? No me has causado ningún problema, Lil. Cualquier tío querría tener una novia tan loca como tú.
Sonreí, y por su voz supe que él también estaba sonriendo. Apoyé mi mejilla sobre su espalda y cerré los ojos, disfrutando de la leve brisa que chocaba contra mi cara. No me podía creer que ya nos hubieran dejado en paz, pero mi corazón todavía seguía en vilo, sin dejar que me relajase del todo.
Y entonces escuché otra vez la sirena de una moto. Mike y yo miramos otra vez hacia atrás y, efectivamente, nos volvían a seguir.
-Agárrate-me dijo mientras volvía a aumentar la velocidad.
Obedecí de inmediato. De nuevo íbamos a 180, pero nos había surgido otro problema más: con los nervios no se había dado cuenta de que íbamos por el carril contrario. Estaba aterrada, sabía que de esta no nos salvaríamos ninguno de los dos. No me importaba tener que morir yo, pero que muriese Mike por mi culpa…no podría soportarlo. Le escuché murmurar algo, seguramente alguna palabrota. Y nuestros detractores tampoco parecían rendirse. También iban por el mismo carril que el nuestro. Y más cosas; en el horizonte pude observar un grupo de luces que pertenecían a más sirenas de policías.
Estábamos acorralados y Mike también se dio cuenta de ello.
-Mike, no quiero ponerte en peligro. Deja que me entregue, ¿vale?
-¡Jamás!-gritó, medio ofendido, medio indignado. Estaba claro que no quería que pensara de él que era un cobarde-. Arriesgaré mi vida si hace falta.
-Mike…
-¿Tienes miedo?-me preguntó entonces.
-No, si voy contigo.
-Escúchame. Conozco esta zona. Vamos a saltar con la moto la vía antes de que llegue el tren. Eso nos dará tiempo para escapar.
Hasta ese momento no me di cuenta de que íbamos al lado de la vía del ferrocarril. Su idea era de lo más loca, íbamos a matarnos sí o sí, y entonces sí que tuve miedo de verdad. Nunca pensé que iba a morir tan joven. Tenía tantas cosas por hacer, tantos sueños que realizar. Ni siquiera me iba a poder despedir de mi abuelo, no iba a poder decirle lo mucho que lo quería a pesar de todo lo que me había ocultado. No volvería a ver a mis padres.
Vi en el horizonte de la vía una pequeña luz amarilla que se acercaba poco a poco hacia nosotros. El tren.
-Te quiero, Mike-le dije al oído.
-Yo también te quiero, pero no lo digas como si hoy fuera el último día de nuestras vidas.
No podía creer lo optimista que lo veía todo. Eso era lo que quería aparentar, porque en su voz había un notable tono de miedo.
El velocímetro había alcanzado su máxima velocidad. Y en ese momento Mike hizo una peligrosa maniobra y segundos después estábamos volando, literalmente, sobre la vía del tren. Si salíamos con vida de esta, viajaría desnuda por todo el mundo mientras cantaba la canción de Bob Esponja.
Estaba tan obsesionada por llegar al otro lado de la vía que no me di cuenta de que el tren había llegado a nosotros y nos había envestido con total brutalidad. Noté un fuerte golpe que me dejó sin aliento. Ya no había moto de por medio y no tenía idea de dónde estaba Mike. Caí al suelo, golpeándome fuertemente la cabeza, mientras notaba un inmenso chorro de electricidad recorriendo todo mi cuerpo. Sin embargo, no noté el peso del tren sobre mí.
Lo único que hubo fue oscuridad.
********************
Ewee, no me odiéis *_* Qué haríais si Mike o Lillian mueren? D: No vale decir ''matarte a ti rigri'' e_e soy mala, lo sé, pero bueno U.U xD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Mar Sep 10, 2013 3:14 pm

¡¡¡NO PUEDES MATARLOS!!! No puedes hacerlo, aún hay más libros xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Mar Sep 10, 2013 3:28 pm

lo que no puedo hacer es adelantar acontecimientos e_e pero vamos, que el hecho de haya más libros no implica que puedan morir los dos...o salvarse uno...
pregunta morbosa xD Si tuvieráis que salvar a uno de los dos, ¿a cuál salvaríais? A Lillian? o a Mike?
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Angie0518 el Miér Sep 11, 2013 2:12 am

¿Que haría si Mike y Lil mueren? Eso es muy fácil, empezar a decir  ''No, no, no, no, no, no, no'', deprimirme y esconderme debajo del escritorio hasta que se me pase la depresión xD
¿¡Salvar a...?! ¿¡Que clase de pregunta es esa?! Tu en serio estas acumulando la ira asesina de las fans, así que no hagas preguntas de ese tipo ¬¬ Pero, voy a contestar, como seguidora de esta saga desde hace mucho tiempo, si no has decidido cambiar cierto aspecto, salvaría a Lil, yo sé lo que digo xD En caso de que hayas cambiado ese aspecto, pues no contesto a tu pregunta, fin xD
Ah, por cierto, ¿No puede matarlos porque aun quedan más libros? ¿Segura? xD
avatar
Angie0518

Mensajes : 11691
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 18
Localización : In Rika's appart... BOOM

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Miér Sep 11, 2013 5:38 am

Yo... No sé a quién salvaría, no puedo elegir T-T

Angie, ¿tú estás de mi parte o en mi contra? ¬¬ xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Miér Sep 11, 2013 7:51 am

juasjuasjuas, me estoy convirtiendo en una especie de Cassandra Clare, Suzanne Collins y J.K Rowling XDDDD. Y no importa que queden más libros. Es verdad que sería raro que Lillian muera siendo la protagonista, pero nunca se sabe(no sé si os habréis leído alguna dos velas para el diablo...) y es verdad, angie, que la otra versión que colgaba en caballow los dos seguían vivos en los siguientes libros, peeeeroooo esta nueva versión es totalmente diferente a la de caballow xD así que no se sabe si alguno morirá, los dos morirán o los dos se salvarán......
XD yo tampoco sabría a quién salvar, pero podría hacer un fanfic sobre que Wendell llega y salva a Lillian y se casan XDDD, ok, dejo de decir cosas traumatizantes e_e XD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Miér Sep 11, 2013 7:56 am

¡Yo leí Dos velas para el diablo! Pero el libro de Cat iba sobre ángeles y demás, el de Telekinesis de la telequinesia (digo cosas sin sentidos para que no los mates, por favoooooooor D: xD)

.____. Ya no podré dormir esta noche X_x xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Rigri el Miér Sep 11, 2013 8:00 am

Dos velas para el diablo:
Por si alguien no se lo ha leído xD. Pos Was, como podrás comprobar, Cat muere atropellada por un tren, se convierte en fantasma y finalmente se va por el túnel de la luz. O sea, que muere la protagonista de un libro, y encima Angelo ni siquiera la ama, sólo la quiere como amiga. O sea, que todo fue una caca, pero la historia estuvo guay XD. Ni la prota se salva ni el tío se enamora de ella XD
Con esto no quiero decir que vayan a morir mike y lillian...puede que se salven, puede que no, puede que se salve uno...XD
avatar
Rigri

Mensajes : 3388
Fecha de inscripción : 27/07/2013
Edad : 21
Localización : El chat de la Rebelión :E

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por WasabyGreen el Miér Sep 11, 2013 8:10 am

Dos velas para el diablo:
Sí, pero la historia estaba pensada para eso, ¿no? Para que sucediese mientras ella estaba muerta y se vinculase con Angelo por decirlo de algún modo xD De una forma u otra, la historia tiene relación con la muerte y todo el rollo ese, no sé si me entiendes xD

Bueno, ¿y no es más fácil subir el siguiente capítulo y que lo veamos? Que me estás poniendo nerviosa ya, que necesito saber qué vas a hacer con Mike y Lillian >.< xD
avatar
WasabyGreen

Mensajes : 18208
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 19
Localización : En mi caaaasaaaaa :3 xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Invitado el Miér Sep 11, 2013 8:11 am

¡¡Nooo!! ¡¡¡NopuedesmataraLillanniaMike!!! Y lo escribo todo junto para manifestar mi indignación D: xD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Telekinesis

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.